Café.

El hotel Magnífico se encontraba en un pequeño pueblo cerca de Ushuahia, Argentina. Durante la estación de invierno no recibía huéspedes, debido a las grandes nevadas que causaban un imposible acceso al lugar.

Durante aquellas noches de invierno la electricidad se cortaba a partir de las 00 horas durante toda la noche para ahorrar en gastos.

Alberto, el sereno y empleado de mantenimiento, junto a Victoria, la encargada administrativa, se encontraban en el hall del hotel la noche del 9 de Julio. Alberto decidió ir a la cocina a preparar dos cafés.

Ya en la cocina, en el momento en que el hombre estaba por volver con los cafés listos, las luces se apagan. De inmediato sale corriendo para encender los faroles en el hall para que Victoria no quede a oscuras.

Una vez encendidos los faroles, el sereno vuelve a la cocina. Al ver las tazas nota que su café ya había sido bebido.